Friday, 28 December 2018

OT 2017 VUELVE A HACERLO. Crónica.

Otro Palau Sant Jordi. Otro sold out. Otro éxito.

27 de diciembre de 2018, más de un año desde el inicio de Operación Triunfo 2017 y una semana después del final de Operación Triunfo 2018, Amaia, Aitana, Miriam, Alfred, Ana, Agoney, Roi, Nerea, Cepeda, Raoul, Mireya, Ricky, Marina, Thalía, Juan Antonio y Mimi (Lola Índigo), han vuelto a hacerlo. 

OT 2017 cantando Camina. Fuente: propia.
Dieciséis almas y un sueño que han vuelto a llenar un Palau Sant Jordi en plenas vacaciones navideñas y a tan solo diez meses desde la última vez que lo hicieron, en el 3 de marzo que revolucionó las redes y que dio comienzo a una gira nacional con más de veinte fechas este último año. Pero no es el último, no. A pesar de la polémica, los sentimientos encontrados y el disgusto de los que compraron entradas para el 27 y la promesa del fin de gira, volvieron a hacer un nuevo sold out en el Palau Sant Jordi para la noche siguiente, el 28 de diciembre.

Habiendo vivido la edición, el 3 de marzo y toda una gira enganchada a los Periscopes que tan virales se hacían noche tras noche en redes sociales, volver a vivir la emoción de esas dieciséis voces alzándose en el mismo recinto ha sido, como mínimo, emocionante, por no mencionar el orgullo que se respiraba entre el público, coreando no solo las actuaciones más emblemáticas del concurso, sino los singles con los que han despegado sus carreras musicales. 

Foto de @halloweena86 en Twitter.
No puedo empezar a hablar de alguien que no sea Raoul y el momento en que, con una presentación totalmente distinta a todo lo que se vio en las tres horas de concierto restantes, presentó su single: Estaré Ahí. Diecisiete mil personas atentas a lo que Raoul iba a conseguir en ese mismo momento, después de la espera y la anticipación, las ganas y la emoción que sus fans, de las más leales, mostraban día tras día en redes sociales.

Y es que, después de actuaciones impecables en el concurso como Million Reasons o Every Breath You Take, después de su papel de Dios en el musical de La Llamada y después de una colaboración con Belén Aguilera en un tema de lo más personal, potente y delicado a su misma vez como lo es Tus Monstruos, no ha quedado nadie sin rendirse a sus pies. 

Impecable Raoul Vázquez. Impecable su trabajo, su voz, su preparación para conseguir la puesta en escena ideal, la selección de los bailarines, las luces... todo. Una de las actuaciones estrella de la noche, sin duda. Nos quedamos con ganas de más, porque si alguien tiene más para ofrecer, es Raoul.


Otra de las actuaciones estrella y que, sin dudarlo, se convierte en una de mis favoritas, es Aitana con su acústico Vas A Quedarte. Qué bien suena Aitana en acústico y qué bien suena cuando se desgarra con lo que canta, cuando cuenta lo que quiere y no solo con la voz, con las manos en la cabeza cuando la desesperación se hace protagonista en sus letras (Dirá la gente que yo estoy loca, si yo estoy loca es porque andas en mi cabeza). Por encima de Chandelier o cualquier balada que podría haber cantado, la suya le hizo justicia.

Por supuesto, y no puede faltar en las actuaciones destacadas, Alfred y sus luces. Alfred ha vuelto a incendiar el Palau Sant Jordi y llenarlo de flashes y linternas que le han acompañado en todo momento. Y menudo espectáculo. Tras el lanzamiento de 1016, tengo más claro que nunca que este chico ha venido para quedarse... y eso es lo que quiere el público, porque solo hace falta ver cómo sus temas, tanto Que Nos Sigan Las Luces como De La Tierra Hasta Marte, arrasan con todo. Es lo que tiene hacer música fiel a lo que el artista es y representa, que el público se entrega sin dudarlo.
Foto de @deathgonecrazy en Twitter.

Ricky Merino y su Miénteme. Y creo que no hace falta decir mucho más. Me quito el sombrero, aunque no llevo, y le aplaudo hasta quedarme sin manos. Brutal la muerte de la censura anoche, bajo focos y frente a cámaras. Si Ricky es una alegría al empezar el concierto y deleitarnos con el Let Me Entertain You, Ricky con su música, sus bailarines y sus ideas bien claras es el mejor Ricky que vayas a ver jamás. A sus pies.


Y cómo no hablar de Miriam Rodríguez, con su CD y gira Cicatrices, con su Hay Algo En Mí, su discurso feminista antes de empezar... queremos ser libres, no valientes. Llamarle leona no le hace justicia, es más un huracán. Potencia, rabia, talento y mucha, muchísima emoción. No!, a falta de Pablo López, ha seguido cumpliendo su objetivo, haciendo cantar a todas y cada una de las personas presentes, a pesar de buscar silencio en el que poder escuchar su voz en un acústico tan íntimo y potente.

Quizás, quizás, uh, uh... sí, ha faltado Eloise, ha faltado esa locura que llenaba redes en cada fecha de la gira, pero Agoney no ha dejado indiferente a nadie. En serio, lo que este chico puede hacer con la voz no puede ser de este planeta. Como se suele decir: ¡pelucas fuera!

También quiero dedicar unas palabras a Nerea, su voz tan limpia y bonita, tan increíble. Me pregunto cómo es posible que un cuerpo tan pequeño tenga una de las voces más grandes. Y Ahora No va directa a mis favoritas en el directo de anoche. Es imposible escucharle defender su tema y no emocionaste. Imposible. 

Fotos de @halloweena86 en Twitter.

No me quiero olvidar de mencionar lo muchísimo que hizo disfrutar el Drinking like I'm sober de Marina, el single que apostó por el inglés y que ayer fue defendido con garras y mucha fuerza, con sus notas más complicadas y su silencio más emocionante antes del disparo del primer estribillo.

Todos tuvieron la oportunidad de presentar sus trabajos en solitario, menos Amaia, quien, por un resfriado desafortunado, no pudo cantar Shake It Out ni acabar su Miedo, pero que consiguió todo el cariño del público nada más aparecer. El carisma de la ganadora de la edición intacto tras más de un año. 

Mimi y Lola Índigo llenaron el escenario un buen rato, levantando a la gente a bailar con ellas. Juan Antonio disfrutó e hizo disfrutar con su canción y con el calor del público que pedía el día anterior en redes, Thalía no dudó en regalar el movimiento de cabeza que identifica su videoclip y por el que la gente aplaude y grita con ella, Mireya puso en pie a todo el Palau para bailar con ella y los bailarines el Corazón Vendido, Cepeda en acústico emocionó a más que sus seguidores, Ana Guerra, tan elegante como siempre, hizo de las suyas y se ganó el amor del público y Roi regaló un increíble número en el que pidió, si me tenéis un poco de aprecio, que saltáramos con él al caer la música. Nunca fue tan fácil acatar normas.

En cuanto a dúos y grupales, no han habido cambios desde el 3 de marzo, sobre el cual escribí en su momento aquí, pero sí que me gustaría destacar lo divertido que fue escuchar a Amaia y Roi cantando un villancico, y a todo un Palau Sant Jordi corear pero mira cómo beben los peces en el río.

Y, por supuesto, mencionar que el discurso de Manos Vacías sigue intacto. El amor, la libertad y la visibilidad se siguen celebrando de la mano de Raoul y Agoney. No me extraña que se trate de una de las más esperadas en cada concierto, pues es la que jamás duda en sorprender y, en un espectáculo, gusta mucho la sorpresa y todo aquello que ponga la piel de gallina. Y si estas dos voces juntas son capaces de generar eso en un público, se merecen todo el reconocimiento que reciben, o incluso más.

Foto de @halloweena86 en Twitter.

Algo nuevo y polémico en este concierto fue la aparición de los concursantes de OT 2018. Fue realmente sorprendente, curioso e incluso rozando lo surrealista, lo mucho que revolucionó al público el Somos que han compuesto este año. Viniendo de un Lo Malo que casi hace estallar el Palau en griterío, un Camina en que la gente se dejó el alma y todo un concierto de más de cuarenta canciones en las que no se dejó de cantar ni en una sola, el ruido de Somos se hizo hasta extraño e incoherente tras toda la polémica en redes sociales. Pero bueno, de polémicas se ha nutrido esta última edición, así que tampoco sorprende. Los chicos de la nueva edición tendrán su propia gira el año que viene, así que no es raro que la noticia de su aparición en los últimos conciertos de los artistas de OT 2017 haya movido desacuerdo y quejas entre los seguidores más fieles.

El Palau Sant Jordi se rindió el 3 de marzo, el 27 de diciembre y se volverá a rendir el 28 por estos dieciséis artistas, la banda de músicos, cuerpo de baile y equipo técnico que hacen posible todos los espectáculos. Y volverían a llenarlo, una y otra vez, estoy segura, porque el carisma, el talento y la inocencia de las dieciséis voces que empiezan a encontrar su hueco en la industria musical han marcado muchas, muchas vidas. OT 2017 es, para mucha gente, el fenómeno fan que les ha revolucionado y devuelto aquello que alguna vez vivieron en algún otro fenómeno. Es irrepetible e incomparable.

Y en el Palau Sant Jordi se vio. Se volverá a ver. Se volvería a ver siempre. 

Y yo seguiré hablando de ello.

Podéis quedaros por aquí si os ha gustado mi crónica y seguirme por Martalti Moon en Instagram, donde cuelgo fotitos y hablo de música, cine, literatura, espectáculo, moda y vida. 

Gracias a @deathgonecrazy y @halloweena86 por dejarme usar sus fotos.

No comments:

Post a Comment