Monday, 14 August 2017

CINEANDO #4: DUNKIRK (Dunkerque) || Opinión.

Hola, Little anchors! Bienvenidxs una entrada más a Marta's Bookshelf.

Hoy vengo a hablaros de una de las últimas películas que he visto: Dunkerque.

Nunca he sido fan del género bélico, siempre me he sentido abrumada por el sonido de bombas caer, los gritos de desesperación y demás de las películas de guerra, así que Dunkerque ha resultado ser una gran sorpresa para mí.

No vamos a mentir, fui al cine porque sabía que Harry Styles tenía un papel en la historia, así que aproveché la oportunidad para intentar entender un poco más el género. No encuentro palabras para describir lo que descubrir este mundo me ha hecho sentir.

Christopher Nolan nos presenta la historia de la evacuación de las tropas inglesas en Dunkerque, durante la Segunda Guerra Mundial. No es una película precisamente cargada de diálogo. Al contrario, se trata de un cine bastante mudo que juega muchísimo más con las emociones que no con las palabras.


La historia se divide en tres tramas, una en tierra, otra en aire y otra en mar, en tres momentos diferentes, de manera que a lo largo de la película se van cruzando y vamos atando cabos. Está, en mi opinión, muy bien hilada y construida. Queda siempre la intriga de cómo se ha llegado a cierto momento, y las dudas se resuelven sin problemas conforme avanza la trama. Considero que la cantidad de intriga es la suficiente para lo que se nos presenta en la pantalla.

Angustia. Eso es lo que, sí o sí, debes estar dispuesto a sentir en tu butaca del cine. La persecución de avionetas, personajes esquivando las bombas, el nivel del agua subiendo cuando no hay salida... es una sensación de claustrofobia constante muy bien llevada. A decir verdad, no me quité la mano del pecho o la boca en toda la película.

Hablemos del reparto. Como he dicho, mi objetivo era ver los dotes de actor de Harry Styles, y tengo que decir que me ha impresionado. De las pocas líneas habladas que hay en toda la película, muchas de ellas son para Alex (Harry Styles), un soldado frustrado por tener que volver a casa sin una victoria en las manos. Es el personaje con más profundidad de la trama, pues exterioriza en todo momento su rabia y frustración, su miedo al rechazo más que a la muerte. No duda en señalar con el dedo a otros soldados, exigir maniobras... está al límite, y transmite mucho. Por eso, por la rabia que transmite, creo que se puede hablar de una buena interpretación del actor.


Sin embargo, uno de los actores que más curiosidad me ha inspirado, ha sido Fionn Whitehead, quien a su corta edad, a debutado en esta obra de Christopher Nolan. Fionn interpreta a Tommy, el protagonista que conocemos desde un primer momento. No sé si lo que más me ha llamado la atención de este personaje es la poca expresión de su rostro o los trazos de inocencia que se hicieron inevitables a mis ojos, pero no pude evitar sentir ternura hacia él.


Supongo que la intención del director en todo momento es representar a la perfección la soledad y el dolor del momento, y por ello los soldados irradian miedo e inocencia, haciéndose pequeños, presos del trauma de la guerra. Además, la cinematografía en tonos grises, verdes, marrones y negros, siempre oscuros y apagados, acaban por transportarnos al momento, meternos dentro de la pantalla y sentir la desolación junto a los personajes. De hecho, creo que la selección del tono de la imagen es la clave de la película, pues realmente envía escalofríos.

El silencio es también clave. Como he mencionado, hay muy poco diálogo y sinceramente creo que ha sido lo mejor. La tensión del momento es palpable en ese intenso silencio. Da tiempo par estudiar las expresiones de los soldados, los pilotos, los capitanes y los de la marina. Da tiempo para escuchar el agua a la perfección, sentirla ascendiendo en la sala como si se tratara de realidad en vez de una película.


Lo mejor de Dunkerque es que contra más tiempo pasa desde que acaba la película, más te gusta. Salí de la sala con la piel de gallina, totalmente emocionada por esos últimos minutos con sabor a gloria. Me pareció precioso, la unidad de las tropas tan pura... Además de la música ascendiendo y consumiendo los últimos momentos de terror, iniciando una extraña pero poderosa sensación de esperanza.

Dunkerque ha encendido en mi una especie de curiosidad por el cine bélico, así que la voy a recomendar a todxs aquellxs que no hayan visto demasiado y no sepan por dónde empezar, pues con esta he podido disfrutar sin necesidad de experiencia previa alguna. Me llevo un gran recuerdo y espero con ganas la edición final en el mercado, para ver todo el material extra que haya.

Si habéis visto la película, dejadme en comentarios qué os ha parecido.

¡Nos leemos!

No comments:

Post a Comment