Monday, 9 July 2018

Reseña: EL SOL TAMBIÉN ES UNA ESTRELLA de Nicola Yoon.


SINOPSIS: 


Esta es la historia de una chica, de un chico y del universo.

Natasha: Soy una persona que cree en la ciencia y en los hechos. No en el destino. Ni en los sueños, que nunca se cumplen. Y tampoco soy de esa clase de chicas que se enamora perdidamente de un desconocido en una atestada calle de Nueva York. No cuando mi familia está a punto de ser deportada a Jamaica. El amor no tiene cabida en mi vida. 



Daniel: Siempre he sido el niño bueno. El estudiante modelo. A la altura de las expectativas de mis padres. Nunca he sido el poeta. Ni el soñador. Pero cuando la vi a ella por primera vez, mi mundo dio un giro y todo eso dejó de importarme. La sola presencia de Natasha me hacía pensar que el destino nos deparaba algo mucho más extraordinario... para los dos. 



El universo.

Cada momento de nuestra existencia nos ha traído a este preciso instante. Ante nosotros se abre un futuro con millones de posibilidades. ¿Cuál de ellas crees que se hará realidad?


RESEÑA:


El sol también es una estrella nos explica cómo las vidas de Natasha y Daniel se cruzan un día en que se decidirán sus futuros. Ella tiene que conseguir que no deporten a su familia a Jamaica, mientras que él tiene una entrevista para poder acceder a la universidad a la que sus padres quieren que vaya.

Esta novela no habla solo de la relación de los protagonistas a lo largo de un día en Nueva York, sino que también da mucha importancia al destino, al universo y a la ciencia. En los capítulos, que son muy cortos y fáciles de leer, se intercalan las narraciones en primera persona de Daniel y Natasha y, además, podemos encontrar otras que explican la historia de personas que se cruzan con ellos que, a pesar de ser ajenas a su relación, ejercen un papel determinante en el transcurso de los hechos que vivirán. Así mismo, a lo largo de las 300 páginas del libro, la autora reflexiona sobre el amor y sobre su poder para cambiar la vida, el futuro y el destino. 

Ressenya: EL SOL TAMBÉ ÉS UNA ESTRELLA de Nicola Yoon.

Gràcies a Fanbooks per l'exemplar.


SINOPSI: 




Natasha: Soc una noia que creu en la ciència i en els fets demostrables. No en el destí. De fet, no soc la mena de noia que coneix un noi al carrer i se n’enamora perdudament. I encara menys quan la meva família serà deportada a Jamaica d’aquí a dotze hores...

Daniel: Sempre he sigut el bon fill, un bon estudiant, a l’altura de les expectatives dels meus pares. Mai el poeta. Ni el somiador. Però quan la veig, m’oblido de tot. La Natasha em fa pensar que el destí ens reserva coses extraordinàries...

RESSENYA:



El sol també és una estrella ens explica com les vides de la Natasha i en Daniel es creuen un dia en què es decidiran els seus futurs. Ella ha d'aconseguir que no deportin a la seva família a Jamaica, mentre que ell té una entrevista per poder accedir a la universitat a la qual els seus pares volen que vagi.

Aquesta novel·la no només parla de la relació dels protagonistes durant un dia a Nova York, sinó que també dona molta importància al destí, l'univers i la ciència. Als capítols, que són molt curts i fàcils de llegir, s'intercalen les narracions en primera persona d'en Daniel i de la Natasha i, a més, podem trobar-ne d'altres que expliquen la història de persones que es creuen amb ells que, tot i que són alienes a la seva relació, exerceixen un paper determinant en el transcurs dels fets que hauran de viure. Així mateix, durant les 300 pàgines del llibre, l'autora reflexiona sobre l'amor i el seu poder per canviar la vida, el futur i el destí.

Friday, 22 June 2018

Reseña cinematográfica: A LA DERIVA || EL PREESTRENO.

A una semana del estreno de "A la deriva", Diamond Films España nos ha invitado al preestreno en Cinesa La Maquinista, donde hemos podido disfrutar de poco más de hora y media de película, dirigida por Baltasar Kormákur. 

"A la deriva" (Adrift) es la adaptación cinematográfica de los hechos reales que vivieron Tami Oldham y Richard Sharp en 1983, cuando partieron de Tahití con un velero que llevar hasta un puerto californiano. Enamorados, prometidos y con un mes de aventura por delante... Hasta que se ven atrapados en uno de los huracanes más catastróficos en la historia. 

Tami despierta herida y sola en el barco, completamente destrozado por la intensidad de la tormenta. Aun así, consigue arreglar todos los desperfectos necesarios para ir al rescate de Richard (Sam Claflin), quien descansa su herido y roto cuerpo en el bote salvavidas, a pocos metros del barco. Una vez a bordo, ambos deben sobrevivir a más de cuarenta días a la deriva, con todo lo que eso implica.

La historia está contada a través de dos líneas temporales: el presente (a la deriva) y el pasado (los cinco meses previos al huracán). Estas se cruzan en los momentos exactos para que el espectador pueda conocer la historia en su totalidad y conectar con los personajes y con su historia de amor en tierra, así como su supervivencia en alta mar. Al estar entrelazadas, ninguna de las dos líneas temporales se hacen pesadas ni aburridas. Las escenas acaban donde deben acabar y saltan en el tiempo para dejarnos ver un poco más de otro punto en sus vidas. 


Shailene Woodley hace un trabajo impresionante dando vida a Tami. Desde la primera escena somos testigos de su fuerza, movida por la adrenalina, de su incansable intento por sobrevivir. La vemos derrumbarse y hundirse en la desesperante desesperanza que la situación ofrece, pero también la vemos celebrar la lluvia y la mantequilla de cacahuetes. La vemos enfrentarse a sus propios valores para intentar sobrevivir. Es una lucha constante para seguir adelante que se marca cada vez más en su piel. Literalmente. Es increíble el trabajo que hay en esos ojos cada vez más cansados, en ese cuerpo cada vez más decaído y débil. Creo que Shailene ha hecho un papel excepcional y ha sido capaz de transmitir la angustia, la desesperación y el miedo. 

Friday, 18 May 2018

CON AMOR, SIMON. || Un vistazo en primicia al estreno del verano.


"Con Amor, Simon" me ha dejado como hacía tiempo ninguna película me dejaba. 

El Aribau Club de Barcelona ha abierto sus puertas la noche del 17 de mayo de 2018 al preestreno de la película "Con Amor, Simon" ("Love, Simon") y Fox me ha dado la oportunidad de asistir y vivirlo en primicia. Dicha película resulta ser adaptación de la novela contemporánea juvenil "Simon vs. The Homo Sapiens Agenda" de Becky Albertalli, llevada a la gran pantalla por Greg Berlanti. 

Se trata de la historia de Simon Spier, un adolescente a las puertas de la universidad con una familia normal, un grupo de amigos fantástico y un secreto: es gay. A lo largo de la película y a partir de un suceso que pone en peligro la exclusividad de su orientación sexual, Simon se ve obligado a mentir a sus amigos e incluso intentar manipular sus relaciones con tal de salvar la relación que, a través de e-mails firmados con nombres falsos, le ha hecho sentirse bien y libre.

Con una trama que parece sencilla y cliché, la historia no deja de sorprender. No solo tiene un hilo argumental estupendo y bien estructurado, sino que está abrazado por un humor que no ha dejado a nadie indiferente. Hemos reído con cada comentario sarcástico, cada expresión de los personajes... Es una obra realmente divertida, ligera y refrescante. 

Creo que lo que más ha llegado al espectador es lo cercana que es la historia, lo fácil que es verse reflejado en alguno de los personajes o en alguna de las actitudes o situaciones. Simon (Nick Robinson) protagoniza la historia con un papel espectacular que se encarga en todo momento de transmitir y transmitir y transmitir. Transmite el dolor y la frustración, el cargar con un peso sobre los hombros, el no saber cómo actuar, el sentirse perdido y desplazado, desorientado, desquiciado ante el dilema que le presenta la película. Pero también transmite lo que ser adolescente significa, el hacer locuras, enamorarse... Es impresionante lo que Nick Robinson consigue con su papel en esta película, y puedo afirmar con total seguridad que es el mejor que ha interpretado hasta la fecha. Nos deja colarnos en cada una de sus emociones, llevándolas al límite y dejando que formen parte de su personaje, arropando con verdad y sinceridad a Simon. Impresionante. No ha habido palabra que no me haya creído. Si me tengo que quedar con algo, me quedo con Nick Robinson acompañado de música sofocante en una escena de tensión, frustración y miedo que me ha encogido el corazón.

Saturday, 31 March 2018

CRÓNICA: HARRY STYLES LIVE ON TOUR 2018|| BARCELONA, PALAU SANT JORDI.


Es la noche del 30 de marzo de 2018 y el Palau Sant Jordi (Barcelona) abre sus puertas a la primera gira en solitario de Harry Styles. La gira para las que muchas esperaban desde el 2014, cuando One Direction actuó por última vez en el Estadi Olímpic de Barcelona antes de tomarse un descanso como grupo.


Me sorprendió que el recinto no estuviera totalmente lleno, y mucho más que el nivel superior de grada no estuviera ni disponible, pero los sectores que sí que estaban ocupados en su totalidad no defraudaron y llenaron el Palau Sant Jordi de luces y gritos como si estuviera completo en su máximo aforo.

En cuanto a organización, decir que nunca una cola de acceso al recinto o para comprar algun recuerdo de la noche en los puntos de venta de merchandising había sido tan rápida, y seguridad era de gran ayuda para encontrar tanto la cola como el sector una vez dentro. 

El espectáculo empieza a las ocho con Mabel, telonera y encargada de alterar incluso más a las seguidoras ya preparadas para disfrutar de la velada. Con un repertorio digno de aplaudir y bailar, unas cuantas canciones propias y, por supuesto, una versión magnífica del "Fix You" de Coldplay, Mabel nos agradece y nos promete que volverá a pisar nuestra ciudad. Menuda diva ella, que con tan solo un par de músicos y coristas y medio escenario para entretenernos, consigue ponernos en pie o, como mínimo, movernos en la silla al ritmo de su música. 

Acabada Mabel y con Harry Styles a punto de aparecer, tras un buen rato con las pantallas bajadas al nivel del escenario y proyectando unas imágenes de un cubo de Rubik, el estadio se percata de la presencia de Alfred García (finalista de Operación Triunfo 2017 y representante de España en Lisboa este Eurovisión) en el palco, y se desata la locura. Alfred, músico de los pies a la cabeza, no solo nos hizo gritar y saludar a su cámara, sino que demostró ser, una vez más, fiel seguidor y amante de la música, viviendo y saltando con cada canción que Harry nos regaló.

"Should we just search romantic commedies on Netflix and see what we find?", introrucción de "Woman", la canción más sexy y misteriosa del repertorio actuado, es lo primero que se escucha tras el apagado de luces. Se levantan las pantallas, empieza la música angelical de "Only Angel" y encontramos a un Harry Styles literalmente brillante sobre el escenario. La noche empieza fuerte con "Only Angel" y "Woman", pero cobra un aire acogedor con "Ever Since New York", puede que por el simple hecho de que el artista coge una guitarra y nos la toca él mismo, acompañado siempre de su banda (increíble banda, por cierto).


No duda en sacar su lado más carismático cuando nos dice "Bona nit, Barcelona", "T'estimo", "Bonita", "Gracias" y alguna otra palabra en castellano (lo primero que dijo a su audiencia fue un "Hola" que hizo estallar el Palau Sant Jordi en histeria, nervios y emoción). Como ya es conocido, este chico sabe comerse el escenario, sabe moverse, bailar, interactuar constantemente con el público... nacido literalmente para vivir en el escenario. Además, agradecido en todo momento y lanzando besos cada dos por tres, charlando con alguna fan valenciana, otra alemana... es prácticamente imposible no rendirse a los pies del artista que, literalmente, me plantó una sonrisa en la primera canción y todavía la mantengo. Una auténtica gozada asistir a un evento en el que el artista es tan entregado.

Sunday, 4 March 2018

El éxito de OPERACIÓN TRIUNFO 2017 en BARCELONA (crónica del conciertOT)


Empiezo el domingo 4 de marzo con un dolor de garanta considerable, una sensación de estar volando, los oídos algo cargados y muchas, muchas ganas de soñar y volver a la magia que ayer noche desprendieron los 16 concursantes de Operación Triunfo 2017 en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Después de tres meses compartiendo su vida diaria en una Academia, aislados del mundo real, en un canal de YouTube de libre acceso que nos permitía a los espectadores ver qué hacían en cualquier momento del día, han conquistado el Palau Sant Jordi. Y nos han dejado con ganas de más. 

Todo empieza con la sintonía del programa, ya las luces apagadas y 17000 personas gritando, ansiosas e histéricas por ver a los que se han convertido en ídolos en los últimos cuatro meses. Los bailarines, a los que también hemos visto ensayar y darlo todo en la Academia y cada lunes en las galas semanales, abrieron el espectáculo que nos mantuvo en pie durante más de dos horas. 

El "I'm still standing" de los dieciséis, seguido del "Let me entertain you" de Ricky, encendieron la llama que duró hasta el final de la noche. Fueron muy emocionantes y llenos de alegría los primeros pasos de los triunfitos sobre el escenario... y, aunque el sonido no fuera el mejor en esas primeras actuaciones (motivo por el cual me quedé bastante parada), no fue motivo suficiente para no enloquecer a la gran masa de espectadores. A gritos de "Ricky", "me muero", "qué guapo", "menudo showman" (por lo menos por parte mía), la primera actuación llegó a su final y, con un par de imitaciones por parte de nuestro imitador favorito, Ana Guerra y Amaia (ganadora de esta edición) aparecieron en el escenario para interpretar "Todas las flores".


Amaia ha sido, sin duda, la voz de la edición y del concierto. "Miedo" tuvo el poder de inundar el Palau Sant Jordi en un silencio digno de mención. Amaia y su piano nos dejaron con la piel de gallina, y el silencio que se formaba entre nota y nota sólo lo consiguió ella. Menuda maravilla de mujer y menuda joya de actuación. Para mí, una de las mejores de la noche.

Friday, 2 March 2018

Reseña: WITHOUT MERIT de Colleen Hoover. (Español)



SINOPSIS:


La familia Voss es todo menos normal. Viven en una iglesia reciclada, ahora llamada Dollar Voss. La madre, una vez enferma de cáncer, vive en el sótano, el padre está casado con la antigua enfermera de la madre, el pequeño medio hermano no tiene permitido hacer ni comer nada divertido, los hermanos mayores son irritantemente perfectos. Y después, está Merit.
Merit Voss colecciona trofeos que no ha ganado y secretos que su familia la obliga a guardar. Mientras busca su siguiente trofeo en una tienda de antigüedades, encuentra a Sagan. Su ingenio e idealismo la descolocan y encienden una chispa de vida en ella. Merit se encierra aún más en sí misma, observando a su familia desde un lado, cuando descubre un secreto que ningún trofeo en el mundo puede arreglar.
Cansada de las mentiras, Merit decide hacer pedazos la ilusión de familia feliz de la que nunca ha sido parte, antes de dejarlos atrás de una vez por todas. Cuando su plan de escape falla, Merit se ve obligada a lidiar con las consecuencias de decir la verdad y perder al único chico que ama


RESEÑA:


La familia Voss es, cuanto menos, inestable. Con tan solo saber quién vive bajo el mismo techo de una antigua iglesia te haces una idea del caos que rodea a esta gran familia. Merit comparte casa con su gemela Honor, su hermano Utah, su medio hermano Moby, su padre, la mujer de su padre y... su madre también. Y algunas incorporaciones que se van añadiendo a lo largo de la novela. 

Colleen Hoover nunca defrauda y siempre sorprende. No es la primera vez que empiezo una novela suya sin saber de qué trata, y definitivamente no va a ser la última. Eso de dejarme sin aliento y acelerarme el corazón como si yo fuera la protagonista de la historia lo consiguen pocos autores. Colleen Hoover es, para mí, *la* autora. Es increíble cómo nunca escribe dos veces la misma novela, nunca crea personajes idénticos. Y aun así, todos conservan su voz, la voz de Colleen Hoover que tanto adorna sus personajes. Tal vez los personajes de dicha autora son los que más he disfrutado en todos los libros que he leído. Me parecen fascinantes y tridimensionales, como si pudieran ser de mi vida real o incluso yo misma.

Without Merit no podía ser una excepción. Me ha encantado. Me ha llegado, me ha emocionado, me ha hecho sentir, no querer soltar el libro... Sus personajes, en especial Merit, me han llegado mucho. Merit es una adolescente con una depresión importante, y el lector va descubriéndolo junto a ella, lo cual me parece increíble. Empecé la novela, como ya he dicho, sabiendo bien poco, así que me esperaba una protagonista caótica, de esas que Colleen crea, pero no me esperaba el trastorno emocional contra el que lucha, el que la hace única. La baja autoestima de Merit es algo que, en un principio, puede parecer insignificante. Su desagrado hacia lo que la rodea puede pasar como un simple dato para crear profundidad en un personaje, pero es en realidad la punta de un iceberg que, poco a poco, acabamos descubriendo por completo.